Positive Foodprint Plan: nuestro compromiso con la sostenibilidad

En Serunion queremos que nuestra huella alimentaria (Foodprint) sea positiva, por eso nos preocupamos por abastecernos de manera sostenible, ofrecemos opciones alimentarias saludables a nuestros consumidores, trabajamos para reducir nuestros residuos y nos esforzamos para que nuestros colaboradores desarrollen su potencial y mejoren su empleabilidad. En resumen, estamos al servicio de una mejor huella alimentaria, para el beneficio de todos.

Más concienciados, menos desperdicios

El proyecto “La comida no se tira” de Serunion Educa ha logrado reducir en un 32% de media el desperdicio alimentario en las escuelas donde se llevó a cabo.Con el lema “La comida no se tira, consume con responsabilidad”, nuestros equipos de Educa y de Responsabilidad Social iniciaron un proyecto de concienciación a los alumnos sobre la injusticia social que supone el desperdicio voluntario de comida y la sobreexplotación a la que estamos sometiendo los recursos naturales de forma innecesaria. Durante el pasado curso 2015-16, el proyecto se llevó a cabo en 37 colegios, llegando a implicar a más de 3.000 alumnos de toda España en esta prueba piloto. A raíz de los buenos resultados, este nuevo curso hemos integrado las actividades del proyecto en muchas más escuelas e institutos de todo el ámbito nacional.

Certificamos nuestras cocinas de Málaga y Sevilla como centros de producción de platos 100% ecológicos

Málaga y Sevilla están de enhorabuena. Las cocinas centrales que Serunión tiene en estas localidades se han convertido en las primeras en toda España en ser certificada como industria agroalimentaria de producción de platos totalmente ecológicos. El certificado, que se ha concedido después de 4 años de trabajo y auditorías, ha sido otorgado por el Servicio de Certificación CAAE, entidad que agrupa más del 50% de la producción ecológica certificada en España y lidera esta actividad en Europa, gozando de un reconocido prestigio internacional.

La comida no se tira

¿Sabías que solo con el 15% de los alimentos que se dejan en el plato se podría acabar con el hambre en el mundo? ¿Sabías que cada año se desechan 1.300 millones de toneladas de alimentos? Con mucho menos de la mitad de lo que nosotros desperdiciamos, 900 millones de personas dejarían de estar desnutridas y hambrientas. Mejorar el mundo está en nuestras manos y, por ello, en Serunión creemos que es la hora de promover un cambio.