Un café con… Laura García

Pedagoga, psicomotricista y con un máster en Dirección y Gestión de ONL (Organizaciones No Lucrativas) y Economía Social, Laura, nuestra Product Manager de la división de Educa, ha puesto en marcha una asociación para promover la inclusión de la lengua de signos en la sociedad desde la infancia. Nos tomamos un café con ella… ¡mirad todo lo que nos cuenta!

¿Qué es “Escolta les meves mans”?

“Escolta les meves mans” (Escucha mis manos) es una asociación sin ánimo de lucro dedicada a dar a conocer las características de la comunidad sorda en las escuelas. Pretende una inmersión de la lengua de signos en los centros educativos de Cataluña para que se conozca esta lengua desde la infancia, fomentando el respeto y la tolerancia.

¿Por qué os decidís a crear una asociación para la integración de la lengua de signos en la sociedad?

Actualmente la lengua de signos, aunque es una lengua oficial, es desconocida por gran parte de la población y creemos en la necesidad de que ésta se considere como tal en la sociedad.
Con este proyecto pretendemos normalizar esta lengua, a través de su integración en las aulas.

¿Quién integra la asociación actualmente?

A día de hoy somos 5 personas: Marta, que actúa como vicepresidenta; Vicki, nuestra tesorera; Núria, vocal; Xavi, profesor de lengua de signos y colaborador de la asociación; y yo, actual presidenta de la asociación.

¿Cómo nace la idea de crear “Escolta les meves mans”?

La idea de la asociación surgió, precisamente, tomando un café. Fue en 2014, con unas compañeras de clase de lengua de signos. Comentábamos lo interesante que es la lengua de signos y, sin embargo, lo poco informada que está la población al respecto.

Nos dimos cuenta que solo había formación en esta lengua a partir de los 16 años pero… ¿y antes? ¿Qué pasa con los más pequeños? Empezamos a investigar en este sentido y vimos la oportunidad de organizarnos para que la lengua de signos pudiera aprenderse desde el colegio.

¿Qué pasó entonces? ¿Cómo empezasteis a organizaros?

Detectada esta oportunidad, coincidió que yo estaba estudiando un máster en Dirección y Gestión de Organizaciones No Lucrativas y Economía Social y propuse la creación de la asociación como proyecto final del mismo. De esta manera podíamos contar con la colaboración y asesoramiento de profesores especializados que nos facilitaron datos e información muy interesante para el desarrollo de nuestro proyecto.

Una vez nos constituimos como asociación, empezamos a ponernos en contacto con los colegios para proponerles la realización de sesiones con los alumnos y ya hemos realizado más de 30 en poco más de un año.

¿Cómo se desarrolla una sesión?

Siempre empezamos explicando qué es la comunidad sorda y la lengua de signos. Después, a través de juegos y actividades didácticas, enseñamos un básico de esta lengua (colores, animales, su nombre…) y les animamos a los niños a quitarse el miedo a hablar con personas sordas.

¿A qué te refieres con quitarse el miedo de hablar con personas sordas?

A menudo, cuando alguien se da cuenta que su interlocutor es sordo, opta por “dejarlo estar”, por no dirigirse a él, pensando que éste no le va a entender. La verdad es que las personas sordas te pueden entender de muchas maneras. Hay señas universales que todo el mundo entiende. Nuestra intención es eliminar este tipo de barreras para promover una sociedad más integrada, también en este aspecto.

¿Cuál es la reacción de los niños después las sesiones?

¡Es fantástica! Cada sesión es una experiencia única en la que aprendemos todos. Cada día los niños te sorprenden con preguntas nuevas y originales, siempre muy interesados por aprender, sobre todo, a deletrear su nombre en lengua de signos.

A la mayoría les encanta el hecho de que todas las personas que hablan lengua de signos tienen un signo propio que es su nombre, como un mote, para no tener que deletrearlo cada vez y normalmente te lo pone una persona sorda.

Cuéntanos alguno de los logros de la asociación.

Tres de nuestros integrantes hicieron sesión en la Universitat de Barcelona para los estudiantes de Medicina. Los futuros médicos querían aprender vocabulario más técnico y específico para poder atender a personas sordas en la consulta sin necesidad de intérpretes.

Hicimos una sesión con una persona sorda en la que se comentaron los principales problemas con los que se encuentra este colectivo a la hora de ir al médico y, realmente, fue una sesión muy enriquecedora para ambas partes. Conseguimos aunar y alinear intereses y necesidades de cada una de las partes y poner encima de la mesa una realidad que, aunque cotidiana, presenta serias dificultades tanto para el paciente como para el médico.

Por otra parte, recientemente hemos cerrado un acuerdo con un centro social para realizar, durante tres meses, una sesión semanal para trabajar la lengua de signos con adolescentes. Asimismo, muy pronto cerraremos un plan de sesiones para padres de niños con alguna discapacidad y con dificultades del habla.

¡Estamos muy contentos porque cada día salen ideas y proyectos más interesantes!

¿Cuál sería el futuro ideal para vosotros?

Nuestro futuro ideal es un mundo donde todos los adultos puedan tener nociones de lengua de signos para poder comunicarse con personas sordas. Si formamos ahora a los niños, en un futuro podrán entender y hacerse entender, en cualquier situación.

Más sobre Laura…

¿Desde cuando trabajas en Serunion?

Ya llevo más de 3 años.

¿Hablas lengua de signos?

Sí, llevo 6 años estudiando, aunque este curso lo he tenido que aparcar porque he sido madre de mellizos.

¿Les enseñarás lengua de signos a tus hijos?

¡Ya les enseño! Las canciones infantiles, cuando se las canto, también las signo.

Podéis encontrar más información de esta asociación en www.facebook.com/escoltalesmevesmans/

Y a través del correo electrónico: escoltalesmevesmans@yahoo.es

Share:
Profiles: